¡Adiós y tantas gracias!

Llegó el momento de anunciar lo inevitable: es hora de cerrar la librería. Pronto nacerá Lautaro, mi segundo hijo, y no tendré ya el tiempo necesario para dedicarlo a todo el trabajo que implica este querido proyecto. Hace tiempo además que la librería no nos provee lo que necesitamos para que subsista sin tener que…